El Tribunal Supremo, en su Sentencia 513/2023, de 25 de abril de 2023, Sala de lo Contencioso, completa la jurisprudencia recogida en la sentencia 641/2020 y en la sentencia 1335/2022, en las que interpretaba el artículo 49.e) del EBEP en el sentido de que el permiso por cuidado de hijo menor afectado de cáncer u otra enfermedad grave, es procedente aunque no se precise la hospitalización, si bien es necesario un cuidado directo, continuo y permanente «aunque el menor se encuentre escolarizado». En definitiva, que la escolarización, por principio, no es incompatible con el otorgamiento del permiso.

Así, a partir de las condiciones mínimas que regula el EBEP y para cuando el menor esté escolarizado, el Tribunal añade lo siguiente:

  1. Que en caso de escolarización no cabe acudir de manera automática a dos planteamientos contrarios: o que, pese a la escolarización siempre procede la concesión del permiso, o que la escolarización excluye el permiso pues en horario escolar el menor no está al cuidado del progenitor solicitante.
  2. Reiteramos, por tanto, que la escolarización del menor no es en sí obstáculo para la concesión del permiso, ahora bien, el juicio sobre su pertinencia exige ponderar en qué centro está escolarizado, si cuenta con medios personales o materiales especializados o idóneos para atender sus necesidades; además, el calendario y horario escolar deberá ponderarse y contrastarse con el laboral, más la disponibilidad de ambos progenitores.
  3. Habrá que ponderar también cuál es el grado de atención que precisa el menor y si por sus circunstancias puede o no cumplir con el horario escolar o si, aun escolarizado, precisa en algún momento de la jornada escolar contar con la disponibilidad del progenitor solicitante.
  4. Por tanto, el permiso podrá concederse o denegarse o bien concederse pero modulando el porcentaje del horario que se reduce según las circunstancias del solicitante en relación con las del menor.
A %d blogueros les gusta esto: